Capilla Sixtina

En el año 1508, el papa Julio II encargó al artista Miguel Ángel, la decoración de la Capilla Sixtina. Considerada como la obra maestra de Miguel Ángel, el resultado fue una creación monumental que rompió los moldes del arte renacentista

El total de la superficie pintada es de 460 metros cuadrados. Y el resultado sigue atrayendo a millones de personas que desean admirar una de las más destacadas obras de arte de la historia.

La Capilla Sixtina es uno de los mayores tesoros del Vaticano. En ella se eligen y coronan a los Papas.

La construcción del edificio se llevó a cabo entre 1473 y 1481. La capilla actual, situada en el lugar que ocupaba la Cappella Maggiore, fue diseñada por Baccio Pontelli para Sixto IV, de quien toma su nombre, y construida bajo la supervisión del arquitecto Giovanni de Dolci.

Sin embargo, la capilla fue decorada con frescos de algunos de los más famosos artistas del Alto Renacimiento, lo que la convirtió en un lugar privilegiado para el arte.​

La primera misa en la Capilla Sixtina fue celebrada el 15 de agosto de 1483, fiesta de la Asunción de María. La capilla ha mantenido sus funciones hasta el día de hoy, y continúa siendo la sede de los eventos importantes del calendario papal.​

Hay un coro permanente, la Capilla Musical Pontificia, schola cantorum o escolanía de la Capilla Sixtina, para el que se han compuesto algunas piezas originales, siendo la más famosa el Miserere de Gregorio Allegri.

Miguel Ángel realizó los frescos de la Capilla Sixtina entre 1508 y 1512. Curiosamente, al principio rechazó el encargo por considerarlo un trabajo demasiado grande y que incluso le levantaba sospechas de que había sido recomendado para ello por sus rivales para verle fracasar.

La técnica del fresco era casi desconocida para el hasta ese entonces.La restauración que se realizó en la década de los noventa, mostró el increíble dominio técnico del pintor, que además no contó con ayudantes para la realización de las pinturas, tan solo unos obreros que prepararon la techumbre. El tamaño de las figuras y la dificultad de aplicar la pintura en los techos curvos convierten este fresco en una creación excepcional.​

Si algo destaca en las imágenes del techo son las nueve historias del génesis que ocupan la parte central. Están representadas las escenas desde la Embriaguez de Noé hasta la Separación de la Luz de la Oscuridad.​

Los frescos más famosos que adornan la Capilla Sixtina son  El Juicio Final y La creación de Adán.

La Creación de Adán

​Se encuentra situada en la parte central de la bóveda y representa la historia del Génesis en la que Dios da la vida a Adán.​

El Juicio Final

Sobre el altar mayor y con unas dimensiones grandiosas (13,7 por 12,2m.) se encuentra El Juicio Final, que representa el Apocalipsis de San Juan.​

Miguel Ángel decoró el ábside durante cinco años de su vida, desde 1536 hasta 1541.

Cómo llegar a la Capilla Sixtina

Dentro de los Museos Vaticanos.

Horario

Consultar horario de los Museos Vaticanos.

Precio

Consultar precio de los Museos Vaticanos.

Transporte

Metro: Cipro-Musei Vaticani, línea A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *