Ciudad del Vaticano

La ciudad del Vaticano se encuentra en el centro de Roma y forma el estado más pequeño de toda Europa. La Santa Sede, la cual gobierna la religión católica, se independizó de Italia en febrero de 1929 mediante los Pactos de Letrán. Tan sólo tiene 44 Km² y dentro de sus murallas conviven 1.000 personas y se localiza la Casa Pontificia

Piazza di San Pietro

Conocer el Vaticano puede tomar un día entero, dependiendo de las visitas que se vayan a hacer y el tiempo que se les quiera dedicar. Ese día conviene estar temprano en la Piazza di San Pietro y maximizar el tiempo.

La columnata, construida por Bernini en el s. XVII, es lo primero que se percibe al llegar a la plaza. La Via della Conciliazione, que nace junto al Castelo Sant’Angelo, termina en San Pedro, una de las plazas más bonitas y más grandes del mundo. Puede llegar a albergar 300.000 personas.

Basílica de San Pietro

La basílica de San Pietro es el templo más importante para la religión católica. Debe su nombre a San Pedro, el primer Papa de la historia y que se encuentra enterrado en ella. En la construcción, que comenzó en 1506 y no finalizó hasta 1626, participaron arquitectos como Bramante, Miguel Ángel o Carlo Maderno, entre otros.

Su interior, de 190 m. de longitud, y 46 m. de altura, tiene una capacidad para 20.000 personas. Entre sus obras de arte destacan el Baldaquino de Bernini, La Piedad de Miguel Ángel y la estatua de San Pedro en su trono.​

Cúpula de San Pedro

La cúpula es otra de las visitas interesantes del Vaticano y de las más apreciadas por el turista. Se eleva 136 m. sobre la Piazza San Pietro, lo que la convierte en el Cupolone más alto del mundo.

Tras subir 551 escalones, si no quieres subir en ascensor, la panorámica que se observa de la ciudad de Roma, es magnífica.

Necrópolis Vaticana y la tumba de San Pedro

​La visita más especial es la Necrópolis Vaticana y la tumba de San Pedro, ubicada bajo el altar papal de la Basílica. Las excavaciones son poco conocidas entre los visitantes a la ciudad, aunque en los últimos años su fama ha aumentado considerablemente. Las catacumbas vaticanas son las grandes desconocidas y las más impresionantes y sobrecogedoras.​

Se debe solicitar escribiendo al Ufficio Scavi, y reservar siempre con antelación señalando la fecha y la hora a la que se desea ir.

Tumbas papales

Las tumbas papales es otra de las permanencias del Vaticano que se pueden visitar, justo debajo de la basílica. Entre todas, la más concurrida y que destaca por su austeridad, es la de Juan Pablo II.​

Museos Vaticanos

Los Museos Vaticanos son una parada obligatoria en la visita al Vaticano. Sus orígenes se remontan a 1503, cuando el Papa Julio II donó su colección privada. Desde ese momento, familias particulares así como otros papas han ido aumentando la colección de los museos hasta convertirla en lo que es hoy, una de las más importantes del mundo. 

Se pueden visitar notables monumentos artísticos como la Capilla Sixtina, las Estancias y Logia de Rafael, la Capilla del Beato Angélico y el apartamento Borgia; así como los Museos Cristiano, Profano y Etnológico, entre otros.​

Es importante señalar que cierran pronto, por lo que se debe tener controlado el tiempo. Se pueden comprar las entradas online y ahorrarse tiempo de espera. El último domingo de cada mes, los museos son gratis (el resto de domingos están cerrados).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *