Santa María la Mayor

La Basílica Papal de Santa María la Mayor, situada en la cumbre de la colina del Esquilino, es una de las iglesias más antiguas de la Cristiandad, una de las cuatro basílicas mayores y una de las cinco basílicas patriarcales asociadas con la Pentarquía: San Juan de Letrán, San Lorenzo Extramuros, San Pedro y San Pablo Extramuros

Cuenta la tradición, que fue la Virgen quien inspiró su construcción en el Esquilino. Se le apareció en sueños al patricio Juan y al Papa Liberio, pidiéndoles la construcción de una iglesia en su honor, en el lugar que Ella indicaría. Milagrosamente, la mañana del 5 de agosto, apareció llena de nieve la colina, por lo que el Papa entendió que era ahí donde debía construirse la basílica; definió el perímetro de la nueva iglesia y Juan se ocupó de la financiación. Es el origen de la conocida advocación de la Virgen Blanca o Virgen de las nieves.​

La Basílica Liberiana fue mandada construir en el año 360 sobre un templo pagano de Cibeles, convirtiéndose Santa María la Mayor en el primer templo cristiano dedicado a la Virgen.​

Tras la vuelta de los papas a Roma, tras el exilio de Aviñón, la Basílica de Santa María la Mayor se convirtió temporalmente en la residencia de los papas debido al estado de deterioro en que se encontraba el Palacio de Letrán. Al tiempo, la residencia oficial se trasladó a la Ciudad del Vaticano. En la Basílica están sepultados varios papas, tales como Clemente VIII, Paulo V y san Pío V.​

La basílica es una de las iglesias que se deben visitar en el peregrinaje de las siete iglesias de Roma para alcanzar la indulgencia plenaria en Año Santo.​

En el año 1990, la basílica fue incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad en Europa por la Unesco.

Interior de Santa María

Su origen se remonta al Concilio de Éfeso (año 431), y es una de las únicas iglesias romanas que conserva la planta estrictamente basilical y la estructura paleocristiana primitiva.​

El alzado de Santa María ha sido modificado varias veces y no mantiene su estado original debido a los varios proyectos realizados para solventar los daños del terremoto de 1348.​

En el año 440 se terminó una primera ampliación de la iglesia. De esa época son los mosaicos de la nave central, que se han conservado desde entonces, así como el arco triunfal. De la época medieval, durante la que diversos papas encargaron nuevas ampliaciones, destaca la pavimentación de mármol en el suelo. Los mosaicos del ábside y de la fachada datan de finales del siglo XIII. También destaca el campanario medieval de 75 metros de altura, el más alto de Roma.

En cuanto al artesonado de madera en el techo, de época renacentista, se finalizó en 1450. El diseño exterior de la actual Basílica de Santa María la Mayor es de un inequívoco estilo barroco, tanto las fachadas como las cúpulas.

En su interior destaca la Capilla Borghese, mandada construir en el año 1605 por el papa Pablo V como Capilla de la Virgen o Capilla Paolina. Situada frente a la Capilla Sixtina, tiene planta en forma de cruz griega y compartimentos corintios, decorados con mármoles, oro y piedras preciosas, así como sus paredes cubiertas de frescos. En la capilla se encuentran las tumbas de los papas Pablo V y Clemente VIII.

Por su parte, la citada Capilla Sixtina fue encargada por el papa Sixto V y no se finalizó hasta el año 1589, donde se encuentra su propio sepulcro y el de Pío V. Destaca la última obra diseñada por Miguel Ángel, la Capilla Sforza, muy apreciada por los estudiosos por sus líneas que anticipan el Barroco.​

Cabe destacar la Cripta de Belén, situada bajo el baldaquino del Altar Mayor, y creada en la primitiva iglesia, donde se guardan unas maderas reliquias de una cuna de la época de Jesús.​

Mencionar el pesebre realizado en el año 1288 por Arnolfo de Cambio, con diversas figuras escultóricas de la Virgen, San José, el niño, los Reyes Magos, el buey y el asno.​

Por último, la tumba de Bernini, apenas visible en el primer escalón del presbiterio.​

En la plaza de Santa María la Mayor, la columna que sostiene la imagen de la Virgen, es de época romana, perteneciente a la Basílica de Majencio, sita en el Foro Romano.​

El 5 de agosto, festividad de la Virgen de las Nieves, en la Misa Solemne de la mañana, oficializada por el cardenal titular, una lluvia de pétalos blancos conmemora el milagro de la nieve.

Cómo llegar a Santa María la Mayor

Ubicación

Piazza di Santa María Maggiore. Roma.​​

​Horario

Todos los días de 7:00 a 18:00 horas

Precio

Acceso gratuito al templo.​

Transporte

Metro: Termini, líneas A y B.
Autobús: líneas 23 y 271

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *