San María en Trastevere

La Basílica de Santa María en Trastévere es el monumento más importante de este conocido barrio. Se asienta sobre los restos de una iglesia de época paleocristiana, de finales del siglo II y vinculada al papa Calixto I.

El edificio actual se remonta al siglo XII, construido durante una época turbulenta en Roma, en la que luchaban por el poder de la ciudad un Papa Inocencio II y un antipapa Anacleto II.

Cuenta la leyenda que, en el año 38 a.C., en el lugar donde ahora está la Basílica de Santa María in Trastevere, brotó un chorro de aceite de la tierra, que los antiguos cristianos interpretaron como el anuncio de la llegada de Cristo, el Ungido. El lugar donde ocurrieron los hechos es conocido como Fons Olei y está indicado en el presbiterio de la basílica. Es probable el motivo por el que, en el año 340 se construyó, en este mismo lugar, la primera iglesia oficial de Roma. Sin embargo, no fue hasta el siglo VI cuando se dedicó a María.​

El interior

Fundada en el siglo III por el papa Calixto I, la Basílica de Santa María en Trastévere fue reconstruida en gran parte en el siglo XII, usando el mármol de las Termas de Caracalla. El característico campanario, compuesto por 4 campanas, data del año 1580.

En el interior, de tres naves sobre columnas, destaca el techo de madera, además de algunas pinturas que se encontraron en la restauración del siglo XIX, durante el papado de Pío IX.

Los mosaicos internos, realizados por Pietro Cavallini en el siglo XIII, cuentan seis historias de la vida de la virgen. En el mosaico externo, de la fachada superior, aparece la virgen María en el trono con el niño Jesús, acompañada por 10 mujeres. En el año 1702, el papa Clemente XII encargó la construcción del pórtico exterior que aguanta las esculturas de 4 Papas y en el año 1860 se realizó el suelo de mosaico de su interior.​

De las capillas del lado derecho cabe destacar, la Santa Francisca Romana de Giacomo Zoboli, en la primera, y la Natividad de Étienne Parroce, en la segunda. En el lado izquierdo se encuentra la capilla Ávila, con estuco en estilo barroco de Antonio Gherardi.

En la iglesia también se encuentra la tumba de Inocencio II. Una curiosidad son los instrumentos de tortura, cadenas y pesas de hierro y piedra que se usaron contra diversos mártires, que se ven a través de un nicho en la parte inferior de la nave lateral derecha.​

Plaza Santa María in Trastevere

La fuente de la plaza exterior, también llamada Santa María in Trastevere, es la más antigua de la ciudad y mantiene su forma original, tal como fue diseñada en el siglo I a.C. si bien su ubicación se encontraba en un lugar diferente de donde está ahora; enfrente de la basílica.

Con el tiempo, ha sufrido diversas restauraciones en las que se añadieron algunos elementos, como las conchas que diseñó Bernini, que recogen el agua que mana de las cuatro cabezas de lobo y cae en la bañera.

Ubicación

Piazza Santa María in Trastevere. Roma.

​​​Horario

Todos los días de 7:30 a 21:00 horas

Precio

Acceso gratuito al templo.​

Transporte

Autobús: líneas 23, 280 y 780.

Tranvía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *