San Juan de Letrán

San Juan de Letrán es la iglesia más antigua del mundo. Por eso recibe el título de Cabeza y Madre de todas las iglesias. La basílica es, con el permiso de San Pedro en el Vaticano, la iglesia más espectacular de Roma, y que forma parte de un gran complejo monumental que incluye el gran obelisco, el Palacio de Letrán y el Santuario de la Escalera Santa.​

Considerada una de las obras maestras de Borromini, San Giovanni in Laterano, fundada entre el siglo IV d.C. por el Papa Melquíades, es una destinación irrenunciable para turistas y peregrinos de todo el mundo.

San Juan de Letrán es la iglesia más antigua del mundo
San Juan de Letrán.

La catedral de Roma

La catedral de la diócesis de Roma, cuyo nombre oficial es Archibasilica Sanctissimi Salvatoris, dedicada a Cristo Salvador, es la más antigua y la de rango más alto entre las cuatro basílicas mayores o papales de Roma. Ostenta el título honorífico de Omnium urbis et orbis ecclesiarum mater et caput, «madre y cabeza de todas las iglesias de la ciudad de Roma y de toda la tierra», por ser la sede episcopal del primado de todos los obispos, el papa, lo que significa que solo el Santo Padre puede celebrar la misa desde su altar.

Las otras tres basílicas mayores, todas caracterizadas por tener una puerta santa y un altar papal, son la Basílica de San Pedro del Vaticano, la Basílica de San Pablo Extramuros y la Basílica de Santa María la Mayor.

San Juan de Letrán fue la primera iglesia o templo cristiano. El Palacio Laterano, adosado a la basílica, fue residencia Papal hasta que la corte pontificia se mudó a Aviñón (Francia), periodo conocido como Cautiverio de Babilonia, antes de ser destruido por un incendio en el año 1308. Cuando regresaron los papas a Roma, se establecieron en la colina vaticana, donde actualmente se encuentra la Santa Sede.​

La basílica, junto al palacio anexo y algunos otros edificios cercanos, gozan del estatus de extraterritorialidad dentro del Estado italiano, por lo que es propiedad de la Santa Sede.

La basílica es una de las iglesias que se deben de visitar en el peregrinaje de las siete iglesias de Roma, para alcanzar la indulgencia plenaria en Año Santo.

Un dato histórico es que, en este edificio, Mussolini firmó con el Vaticano los acuerdos de Letrán, sellando su colaboración

En 1980 fue incluida en la lista del Patrimonio de la Humanidad en Europa por la Unesco.​ Desde ese mismo año, se puede acceder a través de la estación del metro de Roma San Giovanni.​

Historia

La Archibasílica surge en el siglo III d.C. en una zona entonces conocida como Horti Laterani, terreno de la noble familia romana Laterani, caída en desgracia bajo Nerón y confiscada por el emperador. El palacio pasó a manos de Constantino I cuando se casó con Fausta, su segunda mujer, hermana de Majencio. Por tanto, Constantino era su propietario cuando ganó la batalla del Puente Milvio en el año 312.​

La tradición cristiana indica que las propiedades de los Lateranos fueron donados al obispo de Roma, en señal de gratitud del emperador a Cristo, que se le apareció en un sueño y venció a Majencio en la batalla del Puente Milvio.​

Desde entonces, y hasta 1870, todos los nuevos pontífices fueron investidos en la Basílica de San Juan de Letrán, rito que se modificó para trasladarlo al Vaticano. No obstante, a día de hoy, la iglesia no ha perdido la importancia ya que, el Papa,  como obispo de Roma, continúa celebrando en ella ciertas ceremonias litúrgicas; por ejemplo, la misa de la Cena del Jueves Santo, y la misa de la fiesta del Corpus Christi.​

Como curiosidad, el canónigo de honor de San Juan de Letrán es el presidente de la República Francesa, según una tradición que se remonta al siglo XVII, cuando el jefe del Estado era un rey.​​

San Juan de Letrán es la iglesia más antigua del mundo.
Interior de San Juan de Letrán.

El interior de la basílica

La actual basílica es de estilo barroco. En el siglo XVII, por orden del Papa Inocencio III, Francesco Borromini realizó una radical transformación. Los mosaicos del ábside, el ciborio gótico y el pavimento de estilo cosmatesco es de época anterior.

La Basílica de San Juan, a lo largo de los siglos, se enriqueció con obras de arte y monumentos de célebres artistas, entre los que destacan el fresco Papa Bonifacio VIII proclama el jubileo de 1300, pintado por Giotto, o el cielorraso de casetones de la nave central, de Pirro Ligorio.

En la nave central predominan las monumentales estatuas de los doce apóstoles. Bajo el altar mayor se encuentra enterrado el papa Martín V, bajo cuyo pontificado se abrió por primera vez la Puerta Santa en esta basílica.

Según la tradición, el ara de este altar es la misma losa que usaban San Pedro y los primeros papas al celebrar la misa. Sobre el altar hay un relicario en el que se conservan las cabezas de san Pedro y san Pablo

La fachada fue reformada por el arquitecto Alessandro Galilei en el siglo XVIII, siguiendo el estilo de la basílica de San Pedro. Destacan las puertas centrales de bronce, que son las originales que se utilizaban en la Curia romana, situada en los Foros Imperiales

El baptisterio de la basílica es un edificio independiente de planta octogonal, y tiene la misma forma que los primeros siglos, cuando el bautismo se realizaba por inmersión.​

Anexo a la archibasílica se encuentra el claustro, que mide 36 metros por cada lado, convirtiéndolo en el más grande de Roma. El conocido como Claustro Lateranense, fue construido entre 1215 y 1232 por Vassalletto. Adornado con materiales de excavaciones romanas y paleocristianas, en el centro del patio se encuentra el Pozo de la Samaritana que data del siglo IX.​

A lo largo de su historia han sido varias las remodelaciones sufridas tras varios incendios y otros altercados, lo que ha permitido que convivan elementos arquitectónicos y decorativos de varios estilos y de diversas épocas.​

San Juan de Letrán es la iglesia más antigua del mundo.

Escalera Santa

Ya fuera de la basílica está el edificio que alberga la Escalera Santa, destinación de peregrinaje para católicos de todo el mundo

Según la tradición, Santa Elena, madre del emperador Constantino I, durante su peregrinaje a Tierra Santa, hizo desmontar y transportar a Roma la escalera que Jesucristo subió para llegar al Sanedrín, en el palacio de Poncio Pilato, poco antes de ser crucificado. Hoy esta escalera se compone de 28 escalones que solo se pueden recorrer de rodillas, nunca subirlos de pie.​

En la parte más alta de la Escalera Santa, a través de una ventana y una reja se permite observar el interior del Sancta Sanctorum, la Capilla privada de los Papas, y considerado uno de los lugares más sagrados del mundo.

Destaca una frase latina bajo el fresco principal que recita Non est in toto sanctior orbe locus que significa «No existe en el mundo lugar más santo».

Cómo llegar a San Juan de Letrán

Ubicación

Piazza di San Giovanni in Laterano, 4. Roma.

​Horario

Todos los días de 7:00 a 18:30 horas.

Claustro: 9:00 – 18:00

Baptisterio: 7:00 – 12:30 / 16:00 – 19:00

Archivo Histórico: Lun – Vie 8:30 – 13:00

Museo de la Basílica: 10:00 – 17:30

​Precio

Acceso gratuito al templo. Claustro: 2€​

Transporte

Metro: San Giovanni, línea A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *