Roma con niños y bebés

Si estás pensando en viajar a Roma con niños y/o bebés, debes saber que es una ciudad muy tranquila para viajar con infantes. Por tanto, estate tranquilo porque además, es muy cómoda para moverse.

Roma ofrece rincones de interés para que disfruten los más pequeños. Además, los monumentos les maravillan así que suelen estar encantados en la ciudad.

¿Y lo mejor? La gastronomía italiana: la comida que más suele gustar a todo el mundo. A los niños y mayores! La pasta, la pizza, los helados y los postres típicos.

Imperio Romano

Ver romanos vestidos de gladiadores junto al Coliseo, es motivo más que de sobra para entretener a un menor y contarles anécdotas del Gran Imperio que fue Roma y lo que significó esta ciudad para la Historia Antigua.

Espacios abiertos

Las plazas y parques son el lugar perfecto para que los niños corran, desfoguen y sean felices. Roma tiene plazas extensas, como Piazza del Popolo o Piazza del Vaticano. Las zonas de las excavaciones, los grandes parques, los miradores o algunos rincones de la Roma Secreta, son otros planes perfectos.

Viajar con menores suele salir más económico debido a que no pagan o tienen entrada reducida. Por otra parte, viajar familias grandes o con amigos supone un sobre costo, por ello, lee la guía de Roma gratuita, que te permitirá conocer muchos planes al aire libre, perfectos para los niños y low cost.

La mayoría de los monumentos son gratuitos para los menores de 18 años, siempre y cuando sean residentes de la Unión Europea.

Museos

Se pueden visitar todos los museos que los padres deseen, aunque en ocasiones, les resultan algo aburridos. Los Museos Capitolinos les suele gustar en cuanto se les cuenta de una manera interesante la historia romana. Lo mismo sucede con los Museos Vaticanos. Se deben amenizar las visitas y verlos con alegría.

Las tiendas de souvenirs tienen muchísimos recuerdos con cuentos, libros, para colorear… Y muchísimas más cosas que les puede entretener y recordar lo impresionante que está siendo su visita.

Roma adaptada

Roma e Italia tienen mucho que mejorar en esta cuestión. Las ciudades cada día están más adaptadas, pero queda mucho camino que recorrer. Muchos establecimientos no ofrecen cambiadores para bebés, el tema del adoquinado para llevar carritos no es demasiado cómodo, las aceras son estrechas… Y lo más importante, cuidado con los vehículos. Son mundialmente famosas sus maneras al volante, así que vigilad a los menores.

Por otra parte, como ya hemos comentado, tienen muchos espacios al aire libre, amplios y peatonales.

Cómo moverse por Roma con niños

Una vez aterrices en alguno de los aeropuertos de la ciudad, Ciampino o Fiuminicino, o llegues a la estación de Termini, el siguiente paso será conocer cómo moverse al hotel y dejar las pertenencias.

Desde mi punto de vista, el taxi o coche privado es la mejor opción. Al final la diferencia de precio entre tomar uno de estos dos o los transportes públicos, no es tanta. Incluso en ocasiones sale más económica y la comodidad no está pagada!

En cuanto al transporte por la ciudad, es una decisión personal. Siempre hay quien prefiere andar y conocer a pie Roma aunque vaya con niños. No obstante, a la hora de elegir, usad transporte público si buscáis el ahorro o taxi, si buscáis comodidad.

Visitas guiadas y tours

Una excelente opción para visitar Roma con niños son los tours guiados. Un free tour les pone en antecedentes para conocer la historia la ciudad y de una manera muy amena. Conocer las ruinas arqueológicas del Coliseo o el Vaticano con una persona que les haga interesante las visitas, les hará el viaje más ameno (lo digo por experiencia).

Además, si quieres aprovechar al máximo tu estancia y no convertir las colas en momentos tediosos de aburrimientos y enfados con los niños, déjate llevar y compra entradas y guías anticipadas para evitar colas.

Qué hacer en Roma con niños

1. Sentir la Roma Antigua

Conocer la Roma Antigua, las ruinas arqueológicas de toda la ciudad. No solo el Coliseo y los Foros… Recorrerse el Mercado de Trajano, las Termas de Caracalla, el Circo Máximo, incluso las catacumbas. Tantea con los niños si les gustaría, pero yo todavía recuerdo cuando las visité con mi padre de pequeña y fue una de las actividades que más me hizo trasladarme a otra época.

2. Altar de la Patria

Subir al Altar de la Patria permite tener una panorámica del entorno de la Vía de los Foros Imperiales que les encantará a todos los niños Las vistas desde la terraza superior, Terraza de las cuádrigas, son un espectáculo. No dejes de conocerlas.

3. Paseo por el Tíber

Un recorrido por el río Tíber, bien a pie a través del Lungotevere o en un paseo en barco, les entretiene muchísimo.

4. Visitar la arena del Coliseo

¿Te imaginas la cara de un niño entrando en lo más profundo del Coliseo? Conocer las entrañas, desde donde salían las fieras salvajes para luchar con los gladiadores!! Les encanta.

5. Mentiras en la Bocca della Verità

Si los niños se portan regulín, cuéntales que les vas a llevar a conocer cuantas mentiras te han contado. Y si son muchas…

6. Subir a la cúpula de San Pedro

¿Qué edad tienen? Es tan divertido subir en familia a la cúpula, contar escalones, ir inclinado… que haciéndolo con calma, tiene su recompensa. Como he comentado antes, tantéalos como los ves y ya decidir si compras o no las entradas.

La Guardia Suiza les llama mucho la atención. Cuéntales la historia y el porqué visten así!

Si el Papa está en Roma, todos los miércoles hace su conocida Bendición Papal pública en la Plaza de San Pedro. Si te interesa o te hace ilusión ver al Papa Francisco, el acto empieza a las 10 y media de la mañana y el acceso abre desde las 8 de la mañana.

Pero en el Vaticano hay mucho que hacer y ver, así que visítalo entero y a la salida, no te olvides del Castel Sant’Angelo. Las ventanas desde la terraza superior da mucho juego a los más chiquitines, y así de paso, descansar un ratito.

7. Callejear en el Trastevere

El Trastevere es único. Perfecto para pasear sin prisa, y si es domingo por la mañana, visitar el Porta Portese.

El barrio bohemio por antonomasia reúne en sus calles artistas, músicos, terrazas, bares, heladerías y muchos otros rincones únicos.

8. Via Appia Antica, catacumbas y Parque de los Acueductos

Si quieres escaparte del bullicio de la ciudad, a pocos minutos del centro puedes visitar la Via Appia: Termas de Caracalla, algunas villas romanas, pasar el Arco di Druso, Le Mura Aureliane, las catacumbas y descubrir los misterios de esta zona de Roma.

El paseo podría acabar en el Parque de los Acueductos, que te permite trasladarte a otra época, a una obra de ingeniería de dos milenios de historia, en la que todavía se pueden ver siete de los once acueductos que había en la capital.

¿Te imaginas las caras de los niños pasando junto a los acueductos de varios metros de altura? Es una maravilla.

Es recomendable hacer esta excursión en transporte público o contratando algún servicio privado que te facilite el paseo.

Una excelente opción y que les encanta a los pequeños, es hacerlo en bicicleta. Si te apetece y eres aventurero, no tiene desperdicio. No te arrepentirás.

9. El cañón del Gianicolo

En la colina del Gianicolo, existe un cañón que se dispara todos los días. El papa Pío IX, en el siglo XIX, puso en marcha el sistema de salvas diario para sincronizar las campanadas de todas las iglesias de la ciudad.

A las 12 del mediodía, a los pies de la estatua de Garibaldi, se puede ver como se dispara el cañón del Gianicolo. Una atracción que a los más pequeños les llama la atención y esperan con ansia.

10. El cambio de guardia del Palacio del Quirinal

En la explanada que hay frente al Palacio del Quirinal, la residencia oficial del Presidente de la República italiana, cada domingo tiene lugar una ceremonia de cambio de guardia de los centinelas.

El Quirinal es las más alta de las siete colinas de Roma y está a pocos pasos de la Fontana di Trevi. Si estás por la zona, acércate, es un espectáculo! A los niños les llama tanto la atención como el cañonazo del Gianicolo.

El horario de invierno, de octubre a junio, es los domingos a las 16 horas. En verano, del 3 de junio hasta el 30 de septiembre, los domingos a las 18 horas.

11. Más parques

Roma tiene infinidad de espacios grandes, abiertos y verdes. Otras zonas que te podrían interesar son Villa Borghese, Villa Doria Pamphili, subir a la colina del Gianicolo o ver la puesta de sol en el Parque de los Naranjos y conocer uno de los secretos de Roma.

12. Villa Adriana o Ostia Antica

Si quieres salir de Roma, puedes conocer monumentos de la Roma Antigua que se encuentran a pocos kilómetros, como el yacimiento de Ostia Antica, en la costa, o bien Tivoli y descubrir Villa Adriana y Villa del Este.

Son enclaves preciosos y que a los niños les encantan. Pueden pasearse tranquilos los más pequeños y los padres disfrutamos más. Lo mejor, son espacios gratuitos hasta los 18 años y es fácil llegar en transporte público. Si prefieres despreocuparte y contratarlo por cuenta ajena, es otra opción.

13. Capitales italianas

Si deseas alejarte un poco más de Roma y visitar más capitales italianas, otra de las opciones que les llena de ilusión, tienes toda la información relativa a Florencia, Venecia o Nápoles, para conocerlas en uno o dos días.

14. Lanzar una moneda a la Fontana di Trevi

Y por supuesto, no os olvidéis de lanzar una moneda a la Fontana di Trevi para volver pronto a la ciudad eterna.

Dónde comer en Roma con niños

En Roma es difícil elegir un solo sitio y siempre es una delicia probar cualquier local y su pasta. Por ello, tras vivir en Roma, te dejamos un listado con nuestras recomendaciones de los restaurantes y heladerías que debes conocer, incluso con niños, y de donde saldréis encantados.

Dónde dormir en Roma con niños

La oferta hotelera en Roma es infinita: hoteles, albergues, apartamentos turísticos… Desde mi punto de vista, cuando se viaja con niños, cogerse un apartamento en el centro de la ciudad es una opción muy flexible. Por otra parte, hay quienes prefieren desentenderse e irse a un hotel por comodidad. Cualquier opción es perfecta. Siempre digo que es algo que solo puede decidir cada uno individualmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *