Plazas y fuentes

Las plazas de Roma forman parte del encanto de la ciudad. Suelen ser espacios de reunión para los turistas, muy concurridas, con encantadoras terrazas y mucho movimiento.

Y es que la historia de Roma también está ligada a sus plazas, entre monumentales edificios, restos arqueológicos, iglesias antiguas, sus mercadillos… Son la manera ideal para conocer la vida en la ciudad.

Fontana di Trevi

Muchas de estas plazas contienen algunas de las fuentes más famosas de Roma. Y es que es la ciudad en la que más fuentes hay.

Tiene unas 2500 fuentes en toda la ciudad, agua que por cierto, debido a su calidad, se puede beber a través de las llamadas nasone.

Las nasone son las fuentes que están en casi todos las calles de Roma, de las cuales 280 están en el centro. Así, dan de beber a los turistas que visitan la capital italiana. Una de las más antiguas, y que sigue en funcionamiento, es la que está en la plaza del Panteón.

En la Roma del siglo I d.C. había construidos nueve acueductos, y que luego se convertirían en once, para abastecer toda la ciudad. Como costumbre, se  levantaba una gran fuente al final de cada uno de ellos.

Algunas de ellas eran meramente decorativa, pero otras eran fundamentales en la vida cotidiana de los romanos. El consumo de agua en la antigua Roma era de 160 millones de litros al día. Con esta medida, también se garantizaba la higiene, el control de los incendios, la vida social en las termas, etc.​

Escribir sobre las plazas y fuentes más bonitas de Roma es un reto, incluso una osadía. A continuación, una lista con algunas de las más conocidas y visitadas.

Fontana di Trevi

La plaza más conocida fuera de Roma es la Fontana di Trevi. Está situada en el cruce de tres calles, marcando el final del Acqua Vérgine, uno de los antiguos acueductos que suministraban agua a Roma. El Papa Urbano VIII, en el año 1629, pidió a Gian Lorenzo Bernini que esbozase una renovación de la fuente existente. Al fallecer el papa, el proyecto quedó paralizado.   

En 1730, el papa Clemente XII organizó un nuevo concurso y fue Nicola Salvi el responsable de la creación. La Fontana de Trevi fue terminada en el año 1762. ​ Cuenta la tradición, que hay que lanzar una moneda de espaldas a la fuente, para asegurar el regreso a Roma.

Piazza Venezia

La Piazza Venezia es uno de los puntos neurálgicos de la ciudad. La plaza se sitúa a los pies de la colina del Capitolio y toma su nombre del Palazzo Venezia. ​ En este Palazzo, un edificio de color tierra, Benito Mussolini tuvo su despacho en la Sala del Mappamondo, y usó su balcón principal para dirigirse al pueblo en muchos de sus innumerables discursos. ​

En el siglo XV, el Papa Pablo II veía desde el palacio las carreras de caballos que tenían lugar en la Via del Corso.   Actualmente es la sede de la Biblioteca del Instituto de Arqueología y de Historia del Arte de Roma. ​ Está presidida por el Monumento a Vittorio Emanuele II, erigido para honrar a la patria después de la unificación italiana.   En sus escaleras se ubica la sepultura del “soldado desconocido”, en recuerdo de todos los soldados que perdieron la vida durante la I Guerra Mundial y que nunca fueron identificados.

Piazza Venezia con el Monumento a Vittorio Emanuele II al fondo

Piazza di Spagna

La Plaza de España es uno de los lugares más emblemáticos de Roma. Su monumental escalinata del siglo XVIII la convierte en uno de los lugares más concurridos de la ciudad. Debe su nombre a la Embajada de España ante la Santa Sede y ante la Orden de Malta, que se encuentra en la Piazza.    La plaza se encuentra en el cruce de las calles Via del Babuino, que lleva a Piazza del Popolo y la Via del Condotti. En el centro podemos encontrar la Fuente de la Barcaza.

Piazza di Spagna.

Campo dei Fiori

Es una de las principales plazas de Roma. Fue construida en el año 1456 por el Papa Calixto III en un campo de flores, del que recibe el nombre.   Mercadillo por la mañana, se convierte en una de las zonas preferidas por los italianos para salir por la noche. Conviene pasear por Campo dei Fiori a diferentes horas del día y conocer sus diferentes ambientes y perderse por las calles de los alrededores. Desde una boca calle, Via del Pellegrino, se llega a L’Arco degli Acetari, un patio interior precioso. Una maravilla.

Campo dei Fiori

Piazza del Popolo

Es una de las plazas más populares de Roma. En el centro se sitúa un obelisco egipcio dedicado a Ramsés II, de 24 m de altura, más conocido como Obelisco Flaminio. Ubicado en el Circo Máximo desde el año 10 a.C., fue trasladado en 1589 a la Piazza del Popolo. ​ En la plaza se puede visitar la Iglesia de Santa María del Popolo, donde se encuentran dos conocidas obras renacentistas de Caravaggio. Además, se encuentran las iglesias gemelas de Santa María dei Miracoli y Santa María in Montesanto.

Piazza del Popolo.

Piazza Navona

Famosa en la antigüedad por sus espectáculos de campeonatos de atletismo o de otro género, hoy en día, la plaza es un punto de encuentro de turistas y romanos, que acoge además artistas ambulantes como pintores y retratistas. ​ En el año 86 d.C., en la Plaza Navona se encontraba el estadio de Domiciano. Hoy su mayor atractivo son las tres fuentes construidas bajo el mandato de Gregorio XIII Boncompagni: la Fontana dei Quattro Fiumi, la Fontana del Moro y la Fontana del Nettuno.

Piazza Navona.

Santa Maria in Trastevere

El barrio bohemio de la ciudad y uno de los más populares de la ciudad. La vida de este barrio se hace en torno a la Piazza di Santa María in Trastevere. En ella podemos encontrar la antigua Basílica de Santa María en Trastevere, asentada sobre los restos de una iglesia primitiva de época paleocristiana, vinculada al Papa San Calixto. ​ Los domingos se celebra el mercadillo más popular de Roma, el Porta Portese. En él se encuentra de todo, antigüedades, ropa, discos, libros o todo aquello que usted busque.

Piazza di Santa María in Trastevere.

Campidoglio

La Piazza del Campidoglio o Plaza del Capitolio se halla en la cima de la Colina Capitolina. De ahí su nombre.  Es uno de los principales focos turísticos de la ciudad, a pocos metros de la Piazza Venezia. En el centro de la plaza destaca la escultura ecuestre de Marco Aurelio en bronce dorado, situada en la plaza de San Juan de Letrán y  recolocada en el centro de la plaza por deseo del papa Pablo III.  

El propio Pablo III Farnese, tras la vista del emperador Carlos I en el 1536, quedó avergonzado por el aspecto de la colina y encargó a Miguel Ángel el diseño de una nueva plaza. ​ El Campidoglio está rodeada por tres palacios: el Palazzo Senatorio, que es hoy la sede del Ayuntamiento de Roma y otros dos edificios, unidos por la galería subterránea Lapidaria, que conforman los Museos Capitolinos, uno de los más antiguos del mundo. ​ En estos se halla la escultura de la mítica Loba Capitolina, que forma parte de la leyenda de Rómulo y Remo. ​

Piazza del Campidoglio o Plaza del Capitolio.

Piazza della Rotonda

La Piazza della Rotonda toma su nombre de la Iglesia de Santa Maria Rotonda. Lo que poca gente sabe es que este es el verdadero nombre del majestuoso Panteón.   Durante el siglo XIX, en la Piazza della Rotonda se celebraba un bullicioso y conocido mercado de la época. Los tenderos ofrecían todo tipo de productos, desde animales domésticos hasta cualquier alimento como pescado o verdura. ​ El Papa Pío VII trasladó el mercado a otro barrio y crear así una plaza que se ajustara a la grandeza arquitectónica del lugar. ​ En el corazón de la plaza se encuentra una bonita fuente coronada por un obelisco egipcio. Las terracitas de los alrededores son un placer para observar el Panteón.

Piazza della Rotonda vista desde el Panteón.

Piazza Barberini

A pocos minutos de la Fontana di Trevi, la Piazza Barberini es conocida por albergar la Fuente del Tritón, obra de Gian Lorenzo Bernini en el año 1643, realizada durante el papado de Urbani VIII.   En la fuente aparece Tritón sentado sobre un concha abierta, la cual es sujetada por cuatro delfines. Tritón a su vez alza una concha de la que brota el agua. ​ Algo más escondida, en una de las esquinas de la plaza, se encuentra la Fuente de las Abejas, decorada con grandes abejas que constituyen el emblema de la familia Barberini.

Fuente del Tritón en la Piazza Barberini.

Piazza della Repubblica

La  Piazza della Repubblica es una gran rotonda porticada, construida en el siglo XIX en memoria a las antiguas ruinas que se hallaban en la zona. ​ Se trata de una de las arterias más importantes de Roma construida durante el desarrollo urbanístico llevado a cabo tras la capitalidad de Roma. Comunica el centro desde el Coliseo con la estación principal de la ciudad, a través de la Via Nazionale.   La plaza se encuentra muy cerca del Teatro dell’Opera, de las Termas de Diocleciano y la Basílica de Santa María de los Ángeles y los Mártires.

Piazza della Repubblica.

Fontana delle Tartarughe

La Fontana delle Tartarughe, sita en la plaza Mattei en el Ghetto romano, entre la Piazza Venezia y Campo dei Fiori, es una de las fuentes con más encanto de Roma. Algo escondida para los turistas, quienes la encuentran la recuerdan siempre. ​ Fue construida en 1581 y debía contener cuatro efebos y ocho delfines, previstos primero en mármol y luego en bronce. Sin embargo, cuando los trabajos concluyeron 7 años después, los delfines no fueron colocados porque la presión del agua no consentía la elevación prevista. ​

Las tortugas que los efebos parecen empujar al apoyarse en el cuenco superior, y que dan nombre a la fuente, fueron añadidas tras la restauración de 1658 por voluntad del papa Alejandro VII y atribuidas a Bernini. ​ La plaza estaba en el centro de uno de los palacios pertenecientes a la poderosa familia Mattei. La fuente debía  ser colocada en la sede del mercado, en la plaza Giudea, pero las presiones de uno de los Mattei hicieron que se construyese en la plaza que había frente a su palacio, a cambio de que la familia se comprometiera a pavimentarla y mantenerla limpia.

Detalle de la Fontana delle Tartarughe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *