Piazza Navona

La Piazza Navona es para muchos la plaza barroca más bonita de Roma. Hoy todavía conserva la forma oval de la antigua edificación romana sobre la que se sustenta.

Detalle de un balcón de la Piazza Navona.

Los cimientos de la Piazza Navona se apoyan sobre los restos del estadio de Domiciano, construido en el año 86 d.C. Famosa en la antigüedad por sus espectáculos de campeonatos de atletismo para 33.000 personas, los agone, algunos restos de los arcos del estadio pueden observarse bajo la iglesia de Sant’Agnese in Agone.

Fontana del Nettuno.

De hecho, la palabra Navona se cree que deriva de la degeneración de in agone.

Su mayor atractivo son sus tres fuentes: la Fontana dei Quattro Fiumi, la Fontana del Moro y la Fontana del Nettuno.

Conserva el aspecto barroco del siglo XVII, cuando se construyó la Fontana dei Quattro Fiumi o la Chiesa Nuova.

La Fontana dei Quattro Fiumi fue diseñada por el propio Bernini como soporte del obelisco. La mandó construir el papa Inocencio X Pamphilj y fue inaugurada en el año 1651. Los cuatro grandes fiumi de la Fontana, representados por cuatro gigantes, son los cuatro ríos entonces conocidos: Ganges, Danubio, Nilo y de la Plata. Se financió gracias a los altísimos impuestos sobre el pan, entre otros productos. El escudo del papa decora la roca en la que se apoya el obelisco romano.

Fontana dei Quattro Fiumi.

La Fontana del Moro fue construida por Giacomo Porta en 1576 y remodelada por Bernini en el año 1653, quien diseñó las figuras centrales del moro y el delfín.

A la Fontana di Nettuno, construida también por Porta, se le añadieron las figuras de Neptuno y las Nereidas en el siglo XIX.

Hasta 1800, la plaza se inundaba cada mes de agosto con el agua que se vertía de las fuentes. La gente más adinerada cruzaba en sus carruajes la plaza, mientras que los mendigos trataban de esquivarla.

Vista de la Piazza Navona desde la Fontana de Nettuno.

Hoy en día, la Piazza Navona es un punto de encuentro de turistas y romanos, animada en verano por artistas ambulantes como pintores y retratistas, y en Navidad, por el mercadillo propio de la Befana.

Cómo llegar a Piazza Navona

La Piazza Navona está entre el río Tíber, el Corso Vittorio Emanuele II y el Panteón. Cerrada prácticamente al tráfico, se accede a pie desde cualquiera de sus bocacalles.

Ubicación

Piazza Navona.

Transporte

Metro: Barberini, línea A.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *