Rincones de la Roma secreta,  Roma Antigua

Parque de los Acueductos

¿Te imaginas pasear entre los inmensos pilares del acueducto Claudio durante más de un kilómetro? Siempre digo que Roma es una museo al aire libre. Pero no solo el centro, sino la ciudad entera. El Parque de los Acueductos te permite trasladarte a otra época, a una obra de ingeniería de dos milenios de historia, en la que todavía se pueden ver siete de los once acueductos que había en la capital.

El Parco degli Acquedotti es un parque público protegido de 240 hectáreas, ubicado a tan solo 8 km del centro de Roma. Paralelo a la Via Appia, en el sureste de la ciudad y que forma parte del llamado Parco Regionale dell’Appia Antica.

Los romanos construyeron numerosos acueductos para abastecer de agua las ciudades y lugares industriales en su imperio, entre ellas Roma. Durante casi un milenio, los ciudadanos se vieron forzados o necesitados a usar las aguas contaminadas del Tíber, hasta que los papas del Renacimiento ordenaron reconstruir los acueductos de la Antigua Roma. Hoy, tres de los antiguos acueductos siguen suministrando agua a la ciudad.

 Parque de los Acueductos o Parco degli Acquedotti

Qué ver en el Parque de los Acueductos

El nombre del parque deriva de la presencia de los acueductos romanos y papales que llegó a tener la ciudad: el Acqua Anio Vetus, Marcia, Tepula, Julia, Claudia y Anio Novo. El Acqua Felice, renacentista, sigue funcionando y se levantó usando las sólidas arcadas del Marcio como apoyo.

  • Acueductos de Claudio y Anio Novus, en arcadas superpuestas, ambas iniciadas por Calígula en el año 38 y terminadas por Claudio en el 52.
  • Acueducto Felice, construido por el papa Sixto V entre 1585 y 1590, destruyendo parte del acueducto de Marcio, de los cuales pocos restos son visibles hoy en día.
  • Campo Barbárico, tierra entre la intersección de los acueductos de Claudio y Marcio, utilizado en 539 por el rey de los ostrogodos Vitige, que asedió Roma.
  • Scalini Tor Fiscale, torre medieval que utiliza la intersección de los arcos de los acueductos de Claudio y Marcio.
  • Casale del Sellaretto, antigua casa de la estación de ferrocarril.
  • Casale di Roma Vecchia, que data del siglo XIII.
  • Marrana dell’Acqua Mariana, zanja artificial hecha por el papa Calisto II en el año 1122.
  • Tomba dei Cento.
  • Vía Latina, que atravesó la zona y un tramo de restos de pavimentación.
  • Villa dei Sette Bassi, la segunda más grande del suburbio romano, atribuida a un cónsul o prefecto Settimio Basso.
  • Villa delle Vignacce, atribuida a Quinto Servilio Pudente.

En el pasado, el área de los acueductos era conocida como Roma Vecchia por el nombre de la casa de campo homónima.

En los años setenta, esta zona de la ciudad fue expropiada y liberada de los borghetti, un poblado periférico acampado junto al acueducto de Felice. Aún así, el parque fue abandonado y se erigieron edificios ilegales en la zona.

En 1986, algunos ciudadanos crearon el Comité para la conservación del Parco degli Acquedotti y de Roma Vecchia. El apoyo de algunos intelectuales, logró incluir el área de los acueductos en el Parque Regional de la Antigua Appia.

Parco degli Acquedotti en el cine

El Parco degli Acquedotti ha sido protegido del desarrollo urbanístico de la ciudad y todavía conserva ese aire rústico arcaico. En las inmediaciones del parque se pueden ver campos de cultivos y ganado pastando. En parte se debe a la proximidad de los estudios de cine de Roma, Cinecittà, que ha usado el campo como un lugar de rodaje.

El parque ha sido el escenario de numerosas producciones, entre ellas La dolce vita, Mamma Roma, El marchese del Grillo, La grande bellezza, Toto, Peppino y la Malafemmina y la reciente serie televisiva Roma Criminal.

La escena más memorable es el pistoletazo de salida de La dolce vita: una estatua de Cristo suspendida de un helicóptero mientras sobrevuela el Aqua Claudia.

El parque hoy

El Parque de los Acueductos es conocido entre los ciudadanos romanos para hacer actividades al aire libre: picnic, pasear, deporte o simplemente disfrutar de las vistas de los restos romanos.

Lo mejor de todo, si te estás planteando visitar esta zona, es que no se suelen acercar los turistas.

Si lo visitas en primavera, la época del año en la que los cerezos están en flor, el lugar resulta idílico e inolvidable. Si no, intenta hacerlo al atardecer y ver ese color único que ofrece la puesta de sol en Roma.

Os recomiendo conocer la zona en un agradable paseo en bicicleta por el Parque de la Via Appia Antica y concluirlo en el Parque de los Acueductos, alejado del bullicioso centro de Roma.

Acqua Claudia en el Parque de los Acueductos o Parco degli Acquedotti
Acqua Claudia.

Cómo llegar al Parque de los Acueductos

La parada de metro del Parque de los Acueductos es Giulio Agricola y Subaugusta (línea A). Las líneas de bus que llegan son 559, 590, 650, 654.

Imágenes y más información aquí.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *