Nápoles, Pompeya y la Costa Amalfitana

Cuando uno viaja a Italia, quiere aprovechar para visitar las ciudades que estén más cerca a donde uno está. ¿Quién quiere irse del país sin haberse acercado a Nápoles? Incluso Pompeya o la Costa Amalfitana! Ir a Venecia, Florencia, Nápoles o Roma es un trayecto muy común entre los turistas que visitan el país.

Muchos turistas viajan durante una semana o 10 días por Italia y toman tren para moverse entre ellas y aprovechar al máximo tiempo.

Te propongo varios planes para conocer Nápoles, según te quedes uno, dos o tres días.

Si vas a Nápoles un día tienes que priorizar: Nápoles ciudad o Pompeya. En ese caso, el recorrido está por decidir. Si vas dos, un día en cada una.

Calles del Quartiere Spagnolo de Nápoles
Calle de Nápoles.

Qué ver en Nápoles en un día

El primer día se visitaría el centro histórico. Seguramente, si vienes del norte de Italia, te impresionará lo diferente que es esta ciudad. El caos de Roma te puede haber anticipado lo que podría ser Nápoles, pero en realidad es inimaginable si no lo vives.

Eso sí, no te aburrirás. Nápoles es auténtica. Una ciudad viva en todo el sentido de la palabra. Lo único que debes hacer es caminar y perderte por sus calles. Un placer.

Para comenzar el día, que puede ser hayas llegado esa mañana o la noche anterior, te tomarás un mítico café napolitano. De esta forma comenzarás con energía para disfrutar de veinte siglos de historia napolitana.

Un día en la ciudad no es suficiente para conocer todos sus monumentos históricos. Te recomiendo sin ninguna duda un tour para que te enseñen lo más importante y te ubiques. Es una ciudad algo extensa en lo que se refieren sus visitas y muy caótica, por lo que podrías perderte y no aprovechar el día.

Incluso, si solo vas un día, hay opciones guiadas para visitar el centro histórico y Pompeya. Así te daría tiempo a conocer lo más importante de la capital de la Campania.

Vesubio en Nápoles y Pompeya
La ciudad de Nápoles con el Vesubio presidiendo el paisaje.

Qué ver en Nápoles

  • Basílica de San Francisco de Paula
  • Museo de Capodimonte.
  • Castel Sant’Elmo.
  • Conservatorio de San Pietro a Maiella.
  • Basílica de San Lorenzo Maggiore.
  • Palacio Real de Nápoles.
  • Museo del Corallo.
  • Quartiere Spagnolo.
  • Catedral de Nápoles, Santa Maria Assunta
  • Castell Nuovo.
  • Museo Arqueológico Nacional de Nápoles.
  • Castillo Maschio Angioino.
  • Castel dell’Ovo.
  • Palacio de Capodimonte.
  • Obelisco di San Gennaro y dell’Immacolata
  • Napoli Sotterranea.
  • Mercato Porta Nolana.
  • Chiesa di Santa Maria Francesca delle Cinque Piaghe

Nápoles en dos días o más

Si tienes previsto estar dos días en Nápoles, nuestra recomendación sería: o bien pasar un día más en la ciudad y visitar otros lugares de interés que te hayan quedado pendiente o que te hayan gustado y desees repetir.

O conocer diferentes zonas de las afueras: Pompeya, Vesubio, Costa Amalfitana, Capri… Tú decides (pero lo agradecerás).

Hay excursiones de un día a lugares increíbles que merece la pena y así conocer un poco más la preciosa Campania y su costa. Lo más cómodo es contratar los servicios de un tour.

Pompeya

Pompeya es uno de los principales recintos romanos arqueológicos de Italia. La antigua ciudad de Pompeya quedó sepultada tras la erupción del Vesubio del 79 d.C. Sin embargo, cuando se pasea hoy por la ciudad, uno tiene la sensación de trasladarse a otra época y caminar por un verdadero centro urbano romano.

Puedes visitar Pompeya en día, dos días o unas horas. Recorre sus calles, sus monumentos y tómate el tiempo que consideres para observar.

Es recomendable llevar la entrada comprada de antemano y de esta forma evitas las largas colas de espera que se forman. Aquí puedes comprarla al mismo precio que en taquilla.

Una manera excelente de visitar las ruinas es contratando un audioguía y moverte libremente por el parque arqueológico. Y si eres de los que le gusta conocer la historia en profundidad, contada por un arqueólogo profesional, no dejes escapar la oportunidad porque se disfruta el doble la visita (pulsa aquí).

Cómo llegar a las ruinas de Pompeya

Si duermes en Nápoles, puedes ir en transporte público hasta las ruinas. Al parque arqueológico se puede llegar en autobús, desde la estación central de Nápoles, puede utilizar el servicio de la compañía SITA. Además, es la misma compañía que hace el recorrido de la Costa Amalfitana.

Desde la misma estación central de Piazza Garibaldi, se puede tomar el servicio de trenes Circumvesuviana: la línea Napoli – Sorrento y bajarse en la parada Pompei Scavi. Otra opción es coger la línea Napoli – Poggiomarino. En cualquier caso, el tiempo de viaje es de alrededor de 40 minutos.

Una alternativa muy interesante es contratar una excursión privada desde Nápoles. Si deseases hacer una excursión desde Roma, hay muchas empresas que la organizan, como esta.

Costa Amalfitana

La Costa Amalfitana es otro de los tesoros que esconde la costa de Nápoles: una franja de 50 km que constituye una de las zonas más bellas de Italia.

La Costa Amalfitana y sus pueblos, Positano, Ravello, Amalfi, Minori, Maiori, Cetara, Furore, Conca dei Marini, Scala, Tramonti y Vietri sul mare… se pueden conocer de muchas maneras, alquilando un vehículo, en transporte público o en excursiones programadas.

Según la época del año en la que vayas a viajar, te recomendamos conocerla en coche, a tu ritmo, parando donde más te guste el tiempo que te parezca. En temporada alta, se llena de vehículos y es difícil, costoso y se pierde mucho tiempo. Por ello, según cuándo desees viajar, reserva la excursión que más se adapte a tus gustos.

Excursiones desde Nápoles:

Excursión a Pompeya + Vesubio

Excursión a Sorrento y la Costa Amalfitana

Excursión a la Costa Amalfitana

Excursión a Capri en barco

Excursión a Capri y Pompeya

Excursiones desde Roma:

Excursión a Capri

Excursión a Pompeya

Dónde dormir en Nápoles

Nosotros consideramos que lo mejor es hospedarse lo más céntrico posible; pero la mejor opción para alojarse, solo la puedes decidir tú.

Booking.com

Cómo ir de Roma a Nápoles

Para ir a Nápoles desde Roma, las opciones son tres: autobús, tren o coche. También se podría ir en avión pero dado el coste del billete y el tiempo invertido, no merece la pena. No obstante, es una decisión personal y cualquiera es perfecta para las circunstancias de cada uno. Hay que recorrer 225km y debe valorarse cual es la mejor.

En tren a Nápoles

El tren es el transporte más rápido para ir a Nápoles desde Roma, sin lugar a dudas.

Desde la estación de Termini, constantemente salen trenes para ir de Roma a la estación de Nápoles, Stazione di Napoli Centrale. Los billetes se pueden comprar en la web de Trenitalia o en las máquinas y taquillas de la estación.

No suele haber problemas de reserva, pero si se puede comprar con antelación, mejor. En cuanto al precio, suele ser a partir de 20 euros.

La duración del trayecto depende del tipo de tren y trayecto. Los más rápidos, tardan una hora y cuarto. Hay una opción mucho más económica y tardan 3 y 4 horas, por lo que ya depende del tiempo y dinero que desee invertir cada uno.

Otra opción, es contratar una excursión ya programada y dejarte llevar.

De Roma a Nápoles en coche

Viajar a Nápoles en coche es la opción más cómoda en cuanto a la libertad que ofrece.

Pero viajar en automóvil no es económico. El alquiler de un vehículo, y siempre en función de la compañía, el tipo de coche y la temporada, puede oscilar entre 30 y 60 euros el día. La gasolina en Italia es cara y al igual que los peajes. El estacionamiento es otro de los puntos a tener en cuenta, sobre todo en el centro de Nápoles, un espacio limitado al tráfico.

En cuanto al tráfico y conducción en Italia, es caótica, pero como cualquier ciudad grande de España. Aún así, conduce con todos los sentidos.

Viajar por la Campania y sus pueblos es otro de los atractivos que ofrece el moverse en coche. La Costa Amalfitana es preciosa para conocerla así, pero no lo recomendamos en los meses de julio y agosto, cuando aparcar es imposible. En cualquier otra época del año, es perfecta para conocerla así.

A Nápoles en autobús

Ir en autobús a Nápoles es otra opción excelente. Quizás sea la más económica, pero el tren es más rápido y más cómodo.

La empresa alemana Flixbus ofrece tickets desde 8’99 euros el trayecto de 3 horas y media.

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *