Curiosidades,  Roma Antigua

La isla de Roma, la Isola Tiberina

Entre el barrio del Ghetto y el Trastevere, muy próxima a la colina Capitolina, se halla la Isola Tiberina o Isla del Tíber, es una de las islas habitadas más pequeña del mundo.

Como anécdota, tiene forma de barca y mide más de 270 m de largo y cerca de 67 en su parte más ancha.

A la Isola Tiberina se accede a través del Ponte Fabricio y del Ponte Cestio. Muy cerca, se pueden ver los restos del Ponte Rotto, el primer puente de piedra que se construyó en Roma.

Leyenda de la Isola Tiberina

Existe toda una leyenda en relación a esta isla. Se dice que su formación se dio a partir de que fuera arrojado el cuerpo del rey Tarquinio “El Soberbio” tras quitarle del trono y ,que sobre él, se formaron los sedimentos que provocaron el surgimiento de la isla.

Cómo consecuencia, la Isola Tiberina se convirtió en un lugar temido para los romanos y donde solo eran confinados los criminales. El resto rehuía de esa zona.

El Templo de Esculapio, el hospital de Roma

En el año 293 a.C., en el que la peste asoló Roma, se barajaron distintas formas de frenar el azote epidémico y una de ellas fue honrar a Esculapio, el dios romano de la Medicina, edificando un hospital en la isla. Por ello, se organizó una expedición naval para la búsqueda de una estatua de Esculapio.

Según la leyenda, durante los ritos propiciatorios, una serpiente grande abandonó el santuario y fue a esconderse dentro de la nave romana. Seguros de que se trataba de un signo de la divinidad, los romanos se apresuraron a regresar a su ciudad, donde la epidemia seguía en su apogeo.

Al llegar al Tíber, cuando estaban a punto de regresar a Roma, sucedió que cerca de la Isla del Tíber, la serpiente salió del barco y se escondió en el islote, desapareciendo de la vista de los eruditos, indicando así el lugar donde debería estar el edificio.

El trabajo comenzó de inmediato, y el templo se inauguró en 289 a.C. Poco después terminó la epidemia. La isla, en memoria del evento, fue remodelada en forma de trirreme. De hecho, se colocó un obelisco en el centro de la isla, frente al templo, para asemejarse a un mástil, mientras que en las orillas se colocaron bloques de travertino, tallados para que parecieran una popa y una proa.

En este momento comenzó la relación de la isla y la Medicina. La isla, al encontrarse aislada de la ciudad, fue usada como fortaleza u hospital en caso de plaga.

En el siglo X, sobre las ruinas del templo se decidió construir la Basílica de San Bartolomeo y más tarde, en 1584 se fundó a su lado el Hospital Fatebenefratelli, quedando así la isla urbanizada.

La Basilica di San Bartolomeo all’Isolao

El templo de Esculapio fue destruido durante la Alta Edad Media. En el año 1000, por orden del rey italiano Ottone III, fue construida la Basílica de San Bartolomeo all’Isola sobre sus ruinas.

Tras dañarse las fachadas originales por las grandes inundaciones producidas en el siglo XVI, fueron reconstruidas de forma barroca.

En ella reposan las reliquias del apóstol San Bartolomé, que da nombre al lugar.

Un pozo medieval que está presente cerca del altar de la iglesia parece ser el mismo del que fluía el agua con la que se trataba a los enfermos, como lo atestigua Sesto Pompeo Festo, un gramático latino, en el siglo II.

De lo poco que queda del antiguo templo de Esculapio, hay algunos fragmentos del obelisco, conservados en Nápoles y Mónaco, y algunos bloques de travertino visibles debajo de los modernos edificios en la isla del Tíber, entre los que se encuentra un relieve del personal de Esculapio.

Hospital Fatebenefratelli

La isla sigue siendo un centro dedicado al cuidado de los enfermos porque frente a la basílica se levanta el Hospital San Giovanni Calibita Fatebenefratelli.

Un santuario-refugio estuvo presente en este sitio desde el año 1000, cuando se estableció a las monjas benedictinas, Santucce, para brindar ayuda y cuidado a los pobres y enfermos de la ciudad.

En 1585, Fra Pietro Soriano fundó una hermandad de ayuda a los enfermos según el gobierno de San Juan de Dios, popularmente llamado Fatebenefratelli, que introdujo innovaciones de salud particularmente revolucionarias en ese momento, tales como la ropa de cama de cada paciente en una cama individual reservada para él y la subdivisión de los pacientes en los departamentos especializados relativos a su patología.

A finales del siglo XIX, el hospital se reforzó contra las inundaciones del Tíber con una serie de muros de contención. Pero es sobre todo después de las modernizaciones y expansiones de 1922, cuando el hospital adquiere las características de un moderno centro de atención médica, equipado con un quirófano, oftalmología y gabinete de radioscopia.

Ponte Fabricio

El Ponte Fabricio o ponte dei Quattro Capi está considerado el puente más antiguo de la Roma imperial. Data del año 62 a.C. y se mantiene tal y como estaba entonces.

Une el Ghetto o Campo de Marte con la Isola Tiberina. También es conocido como Puente de las Cuatro Cabezas porque en los dos pilares de mármol hay dos bustos de Jano, el dios bicéfalo de las puertas, pasajes y puentes. Frabricio es el nombre de quien encargó su construcción, Fabricio Lucio.

Pons Cestio

El Pons Cestio, Ponte Cestio o Puente Cestio une la isla con el barrio del Trastevere. La construcción original de este puente data del siglo primero antes de Cristo, tras la del puente Fabricio, situado al otro lado de la isla.

El puente Fabricio permanece completamente intacto, sin embargo parte del Cestio fue desmantelada en el siglo XIX y solo conserva una parte de la antigua estructura.

Puente Rotto

Muy cerca, se pueden observar los restos del Ponte Rotto, el primer puente de piedra que se construyó en Roma. Aunque no quedan más que un par de arcos, se vislumbra su magnificencia.

L’Isola del Cinema

Cada año se celebra en la Isla Tiberina un festival de cine, el llamado L’Isola del Cinema. Durante los meses de verano, días y días de proyecciones, encuentros y actividades son dedicados al cine italiano e internacional en la isla que se forma en el Tíber a su paso por Roma. Si puedes no te lo pierdas.

Cómo llegar a la Isola Tiberina

Esta pequeña isla se encuentra entre dos barrios muy importantes de Roma, el Trastevere y el Ghetto. Es el acceso perfecto para acudir a cualquiera de ellos desde una de las dos orillas del río Tíber.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *