Rincones de la Roma secreta,  Roma Antigua

Estadio de Domiciano

Una de las plazas más famosas de Roma, la Piazza Navona, esconde uno de los grandes secretos de Roma: el único ejemplo de un estadio de mampostería conocido hasta la fecha en la ciudad. Es difícil creer que justo debajo de la animada plaza, a 4’50 metros bajo el nivel del suelo, hay una estructura de la antigua Roma, llena de historia fascinante.

El Estadio de Domiciano es el primer ejemplo de estadio de atletismo de piedra, un testimonio único de la historia del deporte.

Estadio de Domiciano, Stadio di Domiziano, visitar el estadio de Domiciano, entradas

El Estadio de Domiciano, también llamado Circo Agonalis o Stadio di Domiziano, podía albergar hasta 30 mil espectadores. Las demostraciones que se llevaron a cabo aquí contaron con gimnastas profesionales, llegados de todo el mundo: competiciones de carrera, generalmente femeninas, salto, lanzamiento de disco y jabalina, y peleas de boxeo. Pero también se celebraron ocasionalmente luchas de gladiadores y caza de fieras.

Este estadio, que una vez fue el hogar del entretenimiento romano, se encuentra hoy debajo de la ciudad moderna. La Piazza Navona, construida sobre las ruinas del Estadio de Domiciano, conserva la forma y las dimensiones de éste.

Sin duda vale la pena escapar del caos y las multitudes para visitar los restos arqueológicos, declarado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Historia

El Estadio de Domiciano fue construido en el Campus Martius en el siglo I dC, tanto para ofrecer al pueblo un lugar de celebración (y alabanza del emperador) como para satisfacer la pasión imperial por el atletismo.

El emperador Domiciano hizo restaurar los edificios del Campo de Marte dañados por el gran incendio del año 80. Uno de esos edificios fue este gran estadio.

El stadio fue construido al estilo de los griegos, en cierto modo muy semejantes a los circos romanos, aunque de menor tamaño: forma rectangular, uno de los lados de las gradas tiene forma semicircular y el otro, reservado para la salida de los atletas y el inicio de las carreras.

Se diferencia del circo romano principalmente por el menor tamaño y la ausencia de spina y obelisco.

El exterior estaba organizado como el Teatro Marcelo y el Coliseo, es decir, con arcos de medio punto en sus dos alturas.

Fue restaurado en el siglo III por Alexander Severus, y de ahí surgió el nombre del Circus Alexandrinus, que conservó durante toda la Edad Media, y se mantuvo en uso hasta el siglo V.

Durante la Edad Media, en las estructuras del circo, se construyeron nuevos edificios. Palacios e iglesias hechos con los materiales de este antiguo monumentos romanos.: S. Nicola dei Lorenesi, Palazzo Pamphilj, Palazzo Braschi… El espacio de la arena, nunca fue ocupado permanentemente, y hoy es la popular Piazza Navona.

En 1936, al demoler los edificios en el lado norte de la plaza, se desenterró un gran segmento de la curva norte de la planta baja del estadio, que incluye mampostería, pilares y escaleras que conducen a los niveles superiores.

El antiguo pavimento y alguno de los arcos puede ser visto desde en la calle Tor Sanguigna, es unos 5 metros por debajo del moderno.

Cómo reservar las entradas

Las entradas para visitar el Estadio de Domiciano se adquieren a través de la web oficial y la duración de la visita es de unos 40 minutos.

Horario

El recinto arqueológico está abierto todos los días del año de 10 a 19 horas. Sábados de 10 a 20 horas. La taquilla cierra 30 minutos antes.

Precio

  • Billete entero: 8’50 euros (audioguía incluida).
  • Billete reducido: 6’50 euros (audioguía incluida).
  • Ingreso gratuito a niños menores de 12 años.

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *